Translate

domingo, 24 de junio de 2012

CENTRO DE HISTORIA DE LA PLAYA DE BELÉN

La Playa de Belén. nortedesantander.com 

ACTIVIDAD ACADÉMICA DESTACABLE

Uno de los aspectos que los alcaldes municipales de la Región de Ocaña, y de todo el país por supuesto, deben tener en cuenta, es el manejo acertado de los sitios web oficiales. Allí se consigna con regularidad, no solamente lo que el Estado exige, desde el punto de vista de la contratación y el Gobierno en Línea, sino también la divulgación cultural, histórica y turística que debe ser revisada frecuentemente, para evitar que se cometan inexactitudes o errores que, retomados por investigadres nacionales o extranjeros, o por los centros educativos y medios de comunicación, puedan dar lugar a una mala información general.

En este sentido, queremos destacar la nota que el CENTRO DE HISTORIA DE LA PLAYA DE BELÉN envió al Señor Alcalde de este municipio hermano, con la mejor intención, y que reproducimos aquí, para que otros municipios sigan este ejemplo:


Centro de Historia de La Playa de Belén
Filial de la Academia de Historia de Ocaña
Creado el 30 de marzo de 2011
_____________
Cúcuta, 4 de junio de 2012

Señor
VÓLMAR OVALLOS ASCANIO
Alcalde Municipal
La Playa de Belén

Señor Alcalde:

En nombre de los miembros del Centro de Historia, respetuosamente solicito a usted considerar la posibilidad de corregir la información histórica publicada en la página oficial de nuestro municipio, en la cual se atribuye la fundación a Fray Milán y se afirma que el padre Ángel Cortés era español.

Don Justiniano J. Páez, fuente primaria de la monografía de La Playa de Belén, dice en su obra, “Noticias históricas de la ciudad y provincia de Ocaña”, editada en 1924, que el obispo Fray Bernabé Rojas de la Orden de Predicadores, en su marcha de La Cruz (Ábrego) hacia Aspasica, en 1857, se hospedó en el sitio de Patatoque y allí, “a petición de los señores Jesús Rueda, Juan Esteban Vega y Tiburcio Álvarez, concedió licencia para edificar una capilla dedicada a San José, en el paraje de Llano Alto, en donde construyó la primera casa, en el mismo año, la señora María Claro de Sanguino. Con la aludida licencia del Ilustrísimo Señor Rojas quedó iniciada la fundación del pintoresco pueblo de La Playa de Belén, nombre que se le dio el 4 de diciembre de de 1862, fecha en que se verificó la bendición solemne de la capilla por el reverendo padre misionero Fray Milán, apadrinado por los sacerdotes ocañeros, don Natividad Cabrales y don Isidoro Sánchez Lemus”.

Los señores, Carlos Daniel Luna Manzano y Guido Pérez Arévalo, historiadores y académicos con reconocimiento regional, han recogido en sus documentados trabajos monográficos las notas del señor Páez y les han reconocido, a quienes construyeron la primera casa y levantaron el primer templo, la condición de fundadores. Así se ha aceptado tradicionalmente por los habitantes de nuestro caro terruño

La bendición es una función religiosa, que no puede tomarse como acto de fundación. Fundar o poblar significa “edificar materialmente una ciudad”.

Valga la oportunidad para recordar que el paraje de Llano Alto, donde se construyeron las primeras casas y el primer templo, corresponde al mismo lugar de la actual cabecera municipal.

El reverendo padre Ángel Cortés Celedón no era español. Había nacido en San Juan del Cesar (Guajira), Colombia, hijo legítimo de José María Cortés y Manuela Celedón. Así aparece en el acta de defunción expedida por la parroquia de San José de La Playa de Belén, publicada en la obra, “Temas de historia. La Playa de Belén y Hacarí. Epistolario eclesiástico de Ocaña, Ábrego, Aspasica, Convención, El Carmen, Hacarí, La Loma, La Playa de Belén, El Cincho, San Calixto, Río de Oro y Teorama”, de Guido Pérez Arévalo, Miembro de Número de la Academia de Historia de Norte de Santander y Correspondiente de las academias de Ocaña y el Estado Táchira de la República Bolivariana de Venezuela.

En las mismas notas históricas de la página web oficial, el compilador se refiere a “Caro” para recordar el lugar a donde debía regresar la expedición de Alfinger. No es Caro, es Coro, ciudad de Venezuela.
Nuestro Centro de Historia fue creado con el propósito de investigar y divulgar la historia local, regional y nacional; conservar archivos públicos y particulares con información de interés general; vigilar la conservación de los monumentos históricos; estimular el talento y enaltecer la labor de historiadores, poetas, escritores y amantes de la ciencia y las artes; y estimular la publicación de monografías, ensayos, biografías y trabajos literarios de los asociados.

Le ofrecemos nuestra cooperación en todo aquello que estime pertinente y le solicitamos intervenir ante el Honorable Concejo Municipal para que se estudie un proyecto de Acuerdo orientado a reconocer nuestra organización como entidad sin ánimo de lucro, independiente y de carácter cultural.

Cordialmente,

ÁLVARO ANTONIO CLARO CLARO
Presidente

C.C. Presidente Academia de Historia de Ocaña
        Angélica Claro Claro, Gestora Cultural, La Playa de Belén

**************************************

La información histórica, literaria, turística, que incluye ensayos, trabajos monográficos, biografías, poemas y textos literarios, tiene una fuente de altísima confabilidad: Se trata del sitio web creado por el historiador y académico GUIDO A. PÉREZ ARÉVALO, oriundo de La Playa de Belén, donde es fácil nutrirse de datos basados en una investigación seria que se ha venido realizando desde hace muchos años atrás.

www.laplayadebelen.org 

Y la página oficial del Centro de Historia:

www.centrodehistoria.org

1 comentario:

luis Fernando Guerra Bonilla dijo...

GRACIAS POR SALVAR EL NOMBRE Y APELLIDOS DEL PREBÍTERO ANGEL CORTÉS CELEDÓN


El padre del presbítero Ángel Cortés Celedón, José María Cortés, fue familia de la señora madre del presidente Alfonso López Pumarejo, o sea, de Doña Rosario Pumarejo Cortés casada con Don Pedro Aquilino López Medina, de cuya pareja nació en Honda Tolima en 1.886 Alfonso López Pumarejo dos veces presidente de Colombia. Esas afirmaciones las hace el propio presidente en su obra "Mi Novela"..............................Acontece que una vez fallecida mi tía tatarabuela Doña Ciríca Quirós Daza(hermana de mi tatarabuela María Marcelina de los Reyes Quirós Daza), esposa de Don José Domingo Pumarejo Daza, es quien deja sus bienes en testamento abintestato el 2 de Octubre de 1.880 en Santa Marta, Magdalena, donde residía y de los seis (6) hijos que procrearon que fueron Rosa Andrea Pumarejo Quirós, casada con el capitán Juan Manuel Dávila García. Juan Salvador Sinforoso Pumarejo Quirós, casado con María Josefa Cortés(no Cotes) venezolana, tienen a Juan Manuel y María del Rosario Pumarejo Cortés, quienes muy niños quedan huérfanos de padre y madre, y su tutor es su tío Urbano Pumarejo Quirós(a quien en Valledupar lo pretenden cambiar bastereándolo dizque hijo de una señora Antonia Ochoa y Don José Domingo Pumarejo y dizque llamado “Urbano Pumarejo Ochoa”).
El ganado heredado de Doña Rosario es administrado por un tal José Francisco Pumarejo y se pierde en su mayoría, dizque porque se lo comen los tigres y el que queda lo compra precisamente el familiar de Doña Rosario y es Don José María Cortés, padre del cura Ángel Cortés, presbítero quien en Valledupar expide una constancia fe de bautismo donde consta que Francisco Pumarejo, había sido bautizado en 1.858 y cuyos padrinos fueron Pedro Norberto Castro y su esposa Margarita Baute, hecho este que dudo y sospecho sobre la existencia de este personaje que administraba la hacienda “El Diluvio” de propiedad de los Pumarejo Quirós, haya existido.................................Por tal virtud, y es extraño que teniendo las ventajas de ser familia cercana del obispo sanjuanero Rafael Celedón Ariza, fuese mandado a inhóspitas regiones de la riberas del rio Magdalena, para que se pudriera y no fuera testigo vivo de las torcidas cosas hechas en Valledupar. De vainas que llegó a La Playa de Belén, pero ya diezmado de la plaga de inhóspito pueblo del mencionado rio Magdalena.........................Se infiere, que por lo ocurrido en Valledupar, la anonimia lo persigue adrede y muere en La Playa de Belén y lo entierran como español
Su oportuna aclaración salva la persona del presbítero Ángel Cortés Celedón de ser olvidado miembro de una distinguida familia del norte de Colombia, o sea, San Juan del Cesar, Guajira
Gracias mil, por su aporte a la historia de Colombia y de la Costa Norte