Translate

sábado, 3 de noviembre de 2012

LA CAPILLA Y EL CEMENTERIO CENTRAL DE OCAÑA





El 1 de noviembre de 1924, hace 88 años, tuvo lugar la bendición de la capilla del Cementerio Central de Ocaña. La obra fue iniciada por el R.P. Vicente Rizo y la concluyó el padre José A. Quintero. 


Tumbas de la familia Jácome. Aquí se encuentran
los restos mortales del compositor Julio R. Jácome Niz



Tumbas de la familia Becerra


 Coinciden los historiadores locales en afirmar que la iniciativa de construir un Cementerio adecuado e higiénico, partió del Obispo Romero quien delegó la obra al ilustre sacerdote Rafael Celedón, teniendo como tesorero a don José Antonio Jácome M. Antes de construirse este cementerio, los ocañeros utilizaban el llamado Cerrito de las Ovejas o Cerro de Los muertos, hoy barrio 12 de octubre; igualmente, se usaban como sitios de enterramiento los solares aledaños a las iglesias de San Agustín, Santa Ana y de San Francisco; incluso, durante una de las epidemias de fiebre amarilla, se utilizó el terreno oriental del actual barrio de Cristo Rey. Al respecto, léase el siguiente Decreto expedido durante la Guerra de los Mil Días:

El Decreto Nº 16 de 23 de abril de 1900.

DECRETO Nº 16 Por el cual se dictan medidas para impedir la propagación de la viruela
El Jefe Civil y Militar del Municipio En uso de sus atribuciones legales, y, CONSIDERANDO: 1º Que la terrible epidemia de la viruela ha invadido esta población; 2º Que es indispensable procurar que no se propague de una manera general, en beneficio de todos los habitantes de esta ciudad y de los transeúntes que llegan a ella; y 3º que es deber de las autoridades dictar las providencias conducentes para conservar y mantener la salubridad pública:
Art. 8º Todo individuo que falleciere por consecuencia de la viruela, será sepultado en una fosa bien profunda que se abrirá en el cementerio situado en el cerro de La Horca, y que está destinado para tal objeto, desde época anterior".





 La capilla del Cementerio Central, es una de las construcciones relevantes de la ciudad. Da acceso al camposanto donde reposan los hijos más destacados de Ocaña, muchas de cuyas tumbas y panteones fueron destruidos dizque para dar cabida a más cadáveres. Esta acción, mal llevada por la curia, hizo desaparecer los testimonios materiales que nos indicaban nombres y fechas de fallecimientos de personajes del siglo XIX y comienzos del XX.


 Para no citar sino unos pocos ejemplos, recordemos que en el Cementerio central reposan los restos de los escritores Adolfo Milanés, Luis Eduardo Páez Courvel y Justiniano J. Páez; de los músicos y compositores Julio R, Jácome Niz y Luis Páez Caicedo; de los benefactores sociales Juan C. Pacheco y Agripina Pacheco de Morales Berti; de los choferes o conductores viejos que incluso tenían una tumba propia; de políticos como don Alejandro Prince y Álvaro Arévalo Ferrero; de médicos notables como el Dr. Margario Quintero Jácome, etc.


Tumba de don Manuel García Padilla



Tumba del historiador Justiniano J. Páez



Tumba de don Mauel Julián Ujueta


 Tanto la Capilla como el Cementerio, ameritan un tratamiento de conservación que garantice su permanencia en el tiempo y la pulcritud de ese sagrado espacio tan vinculado a nuestra historia local. La Administración Municipal o el Concejo, deberían declarar el conjunto como Bien de Interés Cultural de Carácter Municipal para evitar que se altere su arquitectura de manera caprichosa. Pero también es bueno recordar que muchos panteones y tumbas son de propiedad privada y que corresponde a sus dueños su constante mantenimiento y ornato.


Tumbas de la familia Páez Courvel



Tumbas de la familia Meisel


 El Cementerio Central de Ocaña es un patrimonio cultural y un testimonio histórico que hay que visitar, apreciar y valorar en toda su dimensión humana, histórica y artística.

OTRAS IMÁGENES DEL CEMENTERIO CENTRAL DE OCAÑA

Calle de la Iguadad (carrera 12), al fondo el Cementerio






Tumba de don Carlos Daniel Lemus Quintana












Tumbas de la familia Contreras Patiño
donde se encuentran los restos de don Alejandro Prince























 


No hay comentarios: